La compra de una vivienda para uso propio es uno de los pasos más importantes en nuestra vida, y es probable que sea una transacción que no se haga en numerosas ocasiones a lo largo de la vida, ya que suele ir condicionada por una hipoteca con el banco. 

La mayoría de nuestros clientes llegan a Edify buscando la casa de sus sueños, que suele coincidir en características como grande y espaciosa, con zonas exteriores y diferentes ambientes, pero muchas de las veces se trata de un concepto idílico alejado de lo que realmente necesitan o pueden permitirse. Desde Edify trabajamos para entender las necesidades reales y ayudar a nuestros clientes a decidir cual es más conveniente para ellos. 

La mayoría de los futuros compradores se encuentran en el segmento de familias de 30 años en adelante, y el tipo de vivienda más demandado es el que cuenta con tres dormitorios, garaje y trastero, con un presupuesto de alrededor de 300.000€.

Entender que vivienda va más con el estilo de vida es imprescindible a la hora de dar el paso de compra de una casa, por lo que nosotros nos reunimos en numerosas ocasiones con nuestros clientes para entender sus necesidades, asesorarlos e informarles sobre el proceso de búsqueda, selección, compra y reforma de su futura vivienda.

Para conocer las necesidades reales de cada cliente haremos una división de características, por un lado hablaremos de las “Must Have” y por otro lado de las “Nice to Have”

Cuando nos referimos a las características “Must Have” hablamos de los imprescindibles de la vivienda, y la mayoría de las veces son ubicación, presupuesto y tipo de vivienda. 

Mientras que cuando hablamos de “Nice to Have”, nos referimos a otras características importantes a la hora de toma de decisiones en la compra, pero no imprescindibles para dar el paso, como garaje en el edificio o ascensor a cota 0, que serán puntos extra pero no determinantes en la mayoría de los casos.

MUST HAVE

La ubicación donde se encuentre la casa es el primero de los aspectos a la hora de tomar la decisión puesto que en función del estilo de vida un lugar será mejor que otro.  Lo más normal es que esta decisión se vea influenciada por factores emocionales, como la cercanía a familiares y amigos, y por factores objetivos como el presupuesto o la cercanía a servicios y trabajo habituales.

El principal factor objetivo que determina la compra de una vivienda es el presupuesto, para esto recomendamos hacerse siempre tres preguntas antes de empezar a buscar, con el fin de evitar futuras decepciones. ¿De cuánto dinero dispongo?, ¿Cuánto dinero me pueden prestar? y ¿Cuánto estoy dispuesto a gastarme?

Con la respuesta a estas preguntas es más fácil determinar el presupuesto total para la vivienda, y por lo tanto si todas esas características como ubicación soñada y tamaño mínimo son compatibles con la realidad y hacer frente a la pregunta

¿Prefiero prescindir de algo y vivir en la zona que me gusta o elijo una casa con todo lo que busco en una zona que no me gusta tanto?

Un detalle que muchas veces se olvida a la hora de calcular el presupuesto son los gastos iniciales para la compra. Desde nuestra plataforma los clientes siempre ven detallado el precio de esos gastos derivados de la compra como “gastos no financiables” para que lo tengan en cuenta en su cálculo de aportación inicial basado en sus ahorros. 

Como mencionamos unos párrafos arriba, es importante tener en cuenta la distancia desde las ubicaciones que nos interesan hasta los puntos de interés recurrentes como lugar de trabajo o colegios. La decisión dependerá del tiempo de desplazamiento y de la existencia de conexiones de transporte público cercanos. Por eso, independientemente de ciudad o periferia, desde Edify recomendamos buscar ubicaciones próximas a redes de transporte público, comercio básico cercano y barrios acorde a nuestro estilo de vida.  

La ubicación determinará de manera consecuente otros aspectos como  la cantidad de luz que entra, ya que en función de su orientación, el ancho de la calle y tamaño de las ventanas será mayor o menor. En función de la ubicación de la vivienda recomendaremos más o menos caras soleadas de fachada, con el fin de conseguir el mayor ahorro energético. 

A la hora de elegir el tamaño de la vivienda, hay que tener en cuenta el número de personas que vivirán en la casa, ya que en función de esto se elige el número de habitaciones y baños mínimos. 

Como bien sabemos, son muchas las opciones que ofrece el mercado inmobiliario, y muchas las decisiones que hay que tomar a la hora de dar el gran paso.

Lo importante para nosotros es recalcar a nuestros clientes que no son ellos los que se tienen que adaptar a la vivienda, sino la vivienda a sus necesidades y estilo de vida, y en función de eso elegir un perfil u otro.

  • Para urbanitas: recomendamos viviendas en la ciudad, que les da la opción de seleccionar barrios tranquilos o bulliciosos, pero siempre en el núcleo urbano
  • Para perfil social alto: recomendamos zonas rodeadas de locales con todo tipo de especialidades gastronómicas, de ocio, moda y decoración.. 
  • Para familias: recomendamos lugares tranquilos y espaciosos, con naturaleza cerca. Suelen ser en periferias de las ciudades y se componen de urbanizaciones residenciales donde la mayoría de inquilinos sigue el mismo patrón. A día de hoy, la mayoría de estas urbanizaciones cuenta con servicios para el día a día como supermercados, colegios y farmacias. Se componen tanto de viviendas unifamiliares

NICE TO HAVE

Una vez hemos determinado los factores imprescindibles a tener en cuenta para la compra de la vivienda, empezamos a valorar los “factores fantasía”, aquellos que nos imaginamos y nos gustaría pero si no son, no determinan la decisión y afectan directamente al precio de la propia vivienda. En ocasiones estos factores fantasía o lista de los reyes Magos, son un checklist y aunque todos no son imprescindibles,  necesitamos conseguir al menos la mitad para tener el sí del cliente. 

  • Altura: nos encontramos ante una desproporcionada demanda de áticos, ya que cuentan con mejores vistas y menor ruido de la calle. Hay que tener en cuenta que este tipo de vivienda tiene menos contacto con vecinos, lo que la hace más íntima pero más expuesta a los cambios climáticos. 
  • Fachada: supone un componente estético que en gran medida determina el nivel socioeconómico de los vecinos, pero además manifiesta otros aspectos como el confort acústico, térmico y lumínico de la vivienda. Las aberturas exteriores de fachada se encuentran condicionadas por normativas municipales y la mayoría de los casos no admiten modificaciones, por lo que si los ventanales no son como esperamos, no podremos modificar su tamaño y ubicación. 
  • Ventilación cruzada: permite mejor renovación del aire interior de la vivienda por lo que en muchos casos es un factor que los compradores tienen muy en cuenta. 
  • Garaje: esta característica la tienen especialmente en cuenta aquellos que necesitan desplazarse en su día a día. En caso de que no la disponga el propio inmueble, nos encargamos de estudiar la abundancia y precio medio de venta y alquiler de opciones en la zona.
  • Condiciones de accesibilidad: especialmente cuando se eligen plantas altas, el ascensor es un factor determinante completamente. Además de esto, hay que tener en cuenta la cota 0 del mismo, ya que en numerosos edificios restaurados se suben escalones para llegar. 
  • Segunda mano u Obra nueva: las primeras suelen encontrarse en zonas céntricas y mejor comunicadas, además podemos reformarla a nuestro gusto; mientras que las segundas no nos dan margen de reforma porque son más caras y además se encuentran en zonas de nueva construcción como periferias o barrios en desarrollo.

Con tantos factores a tener en cuenta y sabiendo que la decisión de compra de una vivienda para uso propio es una de las más difíciles que se toman, mantenemos informados a nuestros clientes. Con el fin de conseguir simplificar su proceso de compra y toma de decisiones, proporcionamos todo el conocimiento sobre el mercado inmobiliario relacionado con el perfil de vivienda que buscan (ubicación, precio y características principales). De esta manera están preparados para la realidad del sector inmobiliario.

Otro de los lemas que Edify abandera es que una casa de buena apariencia no significa que no tenga problemas interiores que a la larga pueden salir, y es que hay detalles que solo el ojo entrenado observa en estas visitas habitualmente rápidas.  Por eso nuestro equipo técnico visita las viviendas previamente a la compra, con el fin de encontrar posibles vicios ocultos. 

  • En caso de que la carpintería exterior sea nueva, confirmaremos su estanqueidad mecánica y el estado de sus siliconas y grado de aislamiento, además de su condición practicable para ser limpiados desde el interior de la vivienda. Si no cumple estas características, puede provocar futuras patologías como filtraciones de agua, humedades o pérdidas de temperatura. 
  • El estado de las instalaciones es otro factor importante, confirmaremos el material de las tuberías de agua y el estado de la instalación eléctrica. 
  • El buen estado de la estructura resulta imprescindible para la durabilidad de la construcción. Hay algunos indicadores que nos lo dirán sin necesidad de realizar una cata.
  • Presencia de humedades, son difíciles de tratar y no siempre aparentes. 
  • Confirmar que la vivienda ha pasado la última Inspección Técnica de la Edificación, o que está programada. En caso contrario corre el riesgo de comprar la vivienda y recibir meses después la derrama de reformas. 
  • Afectaciones urbanísticas, confirmaremos con el ayuntamiento municipal que la vivienda no cuenta con planes urbanísticos futuros, como construcciones de parques en la proximidad o derribo del edificio. 

Una vez identificados los pros y contras de la vivienda de interés, es el turno de negociar el precio. Es habitual que los compradores que negocian el precio desde una perspectiva no profesional consigan  un porcentaje de rebaja al precio mucho menor que el que conseguimos nosotros siendo especialistas en negociaciones, basándose en argumentos sólidos y un esquema claro. 

Por lo tanto, la compra de una vivienda conlleva además de un desembolso económico, la selección de ciertas características o parámetros con los que se convivirá por un largo periodo de tiempo. Recomendamos que estas características estén claras pero siempre es importante acudir a profesionales del sector que pueden ayudarte a diferenciar entre los tipos de vivienda y características que ofrece el mercado inmobiliario y darte alternativas directamente pensadas para ti. En nuestro caso contamos con una herramienta tecnológica a través de la cual hacer el seguimiento de todo el proceso, desde la búsqueda de inmuebles, hasta la situación de las visitas de los interioristas para conocer el estado real del inmueble o el pre proyecto y presupuesto de arquitectura previos a la compra.