Solicitar y firmar una hipoteca conlleva una importante decisión puesto que con ella se contrae una deuda de una cantidad elevada y a largo plazo. El proceso es complicado debido a todos los términos financieros y la burocracia que lo envuelven, por ello queremos resumirlo en unos sencillos y breves pasos.

Primero, se deben cumplir una serie de requisitos básicos para pedir una hipoteca y además el Banco de España recomienda que hagamos un cálculo de todos los préstamos que ya tengamos y que no superen el 35% de nuestros ingresos para asegurarnos que podremos hacer frente a ellos.

Teniendo claros estos supuestos, te explicamos los pasos que debes seguir para pedir la hipoteca de tu futura casa: 

Paso 1. Infórmate y compara

Como en cualquier contrato es importante estar informado, conocer el mercado hipotecario para saber cuáles son las ofertas que nos pueden hacer. Además, conviene consultar varias entidades bancarias, ya sea online o presencialmente, para poder valorar y comparar. 

Paso 2. Negocia con el banco

Una vez tienes una información general, contacta con los bancos que te interesen y solicita que te realicen una oferta personalizada, según nuestro perfil financiero. Si es un tema que se te atraganta, confía en Edify te ayudaremos a coordinar y gestionar el proceso desde el inicio.

Paso 3. Documentación

Una vez hayamos decidido a qué banco queremos pedir la hipoteca, será la entidad la que nos solicite la documentación: las últimas nóminas, la última declaración de la renta, extractos de gastos e ingresos, otros préstamos, o si trabajamos por cuenta ajena. En caso de trabajar por cuenta propia, suelen pedir el historial libre de impagos, la antigüedad de la empresa, etc.  Se trata de estudiar nuestro perfil y valorar si nos pueden conceder la hipoteca y con qué condiciones. 

Paso 4. Trámites

Una vez aprobada la hipoteca, el banco te entregará una serie de archivos con las condiciones del contrato. Entre ellos: 

  • Ficha de Información Precontractual (FIPRE). Contiene las condiciones genéricas de los préstamos hipotecarios y es de carácter orientativo. Su estructura está regulada por la nueva ley hipotecaria y tiene las siguientes secciones: entidad de crédito; características del préstamo; tipo de interés (el fijado tanto en  las hipotecas fijas como en las variables); vinculaciones y gastos preparatorios, se trata del coste de la vinculación obligatoria para acceder a la financiación (si se deben contratar seguros asociados como el de daños y si se deben domiciliar las nóminas o los recibos); tasa anual equivalente y coste total del préstamo (detalle desglosado de lo que pagarás de hipoteca); amortización anticipada (es una comisión aplicada por adelantar el capital). 
  • La Ficha Europea de Información Normalizada (FEIN). Tiene que recoger las condiciones de financiación que ofrece el banco. Tiene carácter de oferta vinculante durante un plazo mínimo de diez días.
  • La Ficha de Advertencias Estandarizadas (FiAE). Aparecen cláusulas importantes como los gastos de constitución que tiene que pagar el cliente.
  • Una copia del contrato con el contenido de los documentos anteriores.
  • Documento con los gastos de hipoteca que paga el cliente y los que abona el banco. Según ley, el cliente solo debe hacer frente a la tasación y a la copia de su escritura.
  • Un documento con el precio de las cuotas a pagar en varios escenarios de evolución de los índices de referencia. Esto se entrega si la hipoteca es variable.

Todos estos documentos se deben entregar al menos diez días naturales antes de la firma de la escritura en la notaría.

Paso 5. Provisión de fondos

Es decir, ingresar una suma de dinero que cubra los gastos de formalización de las escrituras de compraventa y de la hipoteca más la parte del precio de la vivienda que el banco no financie (suele ser un 20% del valor del inmueble). 

Paso 6. La firma

El último paso y el más deseado. En la notaría, a la que deben acudir los titulares, el representante del banco y los avalistas si los hay, se firma la hipoteca. Tras la firma, serás el propietario de la casa y también del préstamo hipotecario. Para cerrar la operación, la gestoría debe pagar los impuestos y aranceles derivados e inscribirá la hipoteca y la compraventa en el Registro de la Propiedad. 

En esta farragosa gestión, no estás sólo ya que cuentas con Edify para el asesoramiento y la tramitación. Consúltanos y te ayudaremos con solventando cualquier duda y acompañándote en el proceso.