¿Cómo puedo maximizar la rentabilidad de una reforma?

Es común que los inversores en viviendas quieran gestionar por ellos mismos el diseño, elección de materiales y gestión de oficios para conseguir un diseño propio y “abaratar” costes en su proyecto de inversión. Pero lo que es aún más común es que a mitad del proceso, y a consecuencia de los problemas que surgen durante una obra, acudan a profesionales que se encargan de optimizar el proceso.

Y es que por todos es sabido que las reformas gestionadas por el propietario pueden ser caóticas y poner a este y sus trabajadores al límite, incurriendo en errores como la administración correcta del presupuesto y elección de materiales. La base de muchos de esos errores vienen por una definición pobre del proyecto de reforma, que acaba generando problemas para controlar lo más importante en cualquier inversión: ajustar el presupuesto total para la misma.

En Edify nos hemos especializado en ello: hemos diseñado un paquete de materiales que optimiza la rentabilidad de las propiedades a reformar dependiendo del tipo de inversión que se haga, porque no es lo mismo una cocina para conseguir 120 euros por noche en un AirBNB, que una cocina para alquiler un piso en 1200 euros al mes. 

Y como no es lo mismo, ese paquete de materiales simplifica, dependiendo del tipo de inversión, cuál es el diseño, redacción y ejecución del proyecto. Y además, ajusta el presupuesto y garantiza tiempos de entrega.

Con eso en mente, y teniendo en cuenta la volatilidad de la oferta inmobiliaria, lo que hay conseguir es tener proyectos y presupuestos rápido (menos de 72h si estamos ante una verdadera oportunidad de inversión). Para eso hace falta tecnología (Edify!) y tener capacidad operativa para diseñar un buen proyecto en poco tiempo que nos traiga un buen presupuesto.

Para que tengáis más contexto, vamos a contaros como hemos estructurado ese paquete de materiales que nos permite optimizar diseño, proyecto, presupuesto y ejecución de una reforma de en inversión:

  1. Por un lado dividimos nuestra paquetización en cuatro tipos de inversión: fix&flip, alquiler de larga estancia, alquiler vacacional y alquiler para estudiantes, y cada una tiene materiales preseleccionados que definen el carácter de la vivienda dependiendo de su público objetivo.  Los principales elementos preseleccionados serán el revestimiento de suelos y paredes, el acabado puertas, marcos, rodapiés y ventanas, las griferías y sanitarios, e incluso la gama cromática que mejor representa el estilo. 
  2. Dentro de cada uno de estos estilos contamos con una selección de elementos de gama media y otra de gama alta, que, dependiendo de la rentabilidad esperada y del tipo de inversión, son compatibles entre si.

Queremos recalcar la importancia de la operativa de la inversión porque mientras que los inquilinos para alquileres de larga estancia o estudiantiles demandan reformas en elementos como las ventanas para conseguir un aislamiento térmico que les permita ahorrar en sus facturas y colores neutros para “dar su toque” a la vivienda durante el periodo que vivan en ella; los inquilinos para estancias vacacionales demandan cambios estéticos, no le dan importancia al aislamiento térmico ya que su estancia será corta y utilizarán los equipos de frio/calor disponibles sin pensar en futuras facturas, pero sí demandan viviendas con diseños con colores llamativos, arriesgados y singulares. 

Nuestro objetivo es dar los mejores consejos a cada propietario, ya que en función del uso final de cada vivienda será recomendable emplear diferentes materiales y poner el foco de la reforma en diferentes aspectos.