Invertir en media estancia; spotahome y los nómadas digitales.

Si tienes en mente invertir en una vivienda, seguro que te habrás preguntado qué modalidad de alquiler puede ofrecer más rentabilidad; si el alquiler de toda la vida, o el alquiler vacacional. 

Por un lado el alquiler de larga estancia permite tener más estabilidad y menos riesgo,  pero la rentabilidad es menor y compromete la propiedad con un inquilino por 5 años. 

Por el otro, el alquiler vacacional proporciona mayor rentabilidad, pero está ligado al seguimiento y gestión semanal de entradas y salidas de viajeros, además de una estructura de costes más complicada de gestionar, tanto desde el punto de vista de liquidez, como del operativo. 

“La media estancia, mayor rentabilidad con menor estrés operativo”

La pandemia ha cambiado muchas cosas, y una de ellas ha sido la forma de trabajar. Desde el año 2020 el trabajo remoto se ha convertido en una realidad, y cada vez más gente no vive donde trabaja. Eso ha forzado la evolución del mercado inmobiliario, que ha tenido que ofrecer nuevas alternativas de alquiler para los ahora conocidos como “nómadas digitales”. Ese nuevo tipo de inquilino, el que viaja varias veces al año, se instala en varias ciudades y trabaja desde ellas durante 3 o 4 meses ha dado paso a un nuevo modelo de alquiler, que  conocemos como alquiler de media estancia. Este tipo de alquiler tiene también un importante aliciente para el inversor; mayor rentabilidad que el alquiler de larga estancia, con menor esfuerzo operativo que el alquiler vacacional.

Estamos hablando de rentabilidades entre el 8% y el 10% anual para el alquiler de media estancia, superiores al 6% que ofrece de media la larga estancia. Y sí, inferiores al 14% que puede ofrecer un vacacional, pero también mucho menos exigentes en cuanto a liquidez y gestión operativa. 

En Edify observamos cómo este nuevo modelo  gana más presencia en el mercado español entre demandantes e inversores, y se prevé que crezca en los próximos meses. Además este modelo de alquiler ya no se considera una vivienda turística, con lo que no se necesita la licencia para alquileres vacacionales. 

¿Cuáles son los pormenores de este modelo? Se caracteriza por tener una duración superior a un mes, y un máximo de 12 meses.  La estancia media más habitual es de un periodo de entre 75 y 150 días, y cabe destacar que durante este año 2022 se aprecia un aumento en la duración media de la estancia, manteniéndose en cualquier caso inferior al medio año. 

En este último año hemos ayudado a nuestros clientes inversores en la búsqueda de propiedades para rentabilizar triplicando esta modalidad frente a otros años. Lo demandan porque brinda una rentabilidad superior al alquiler tradicional, y reduce el estrés y el consumo de tiempo que conlleva la gestión de huéspedes en el alquiler vacacional. Además pueden combinar técnicas de rentabilidad, utilizando el alquiler vacacional durante el periodo de alta temporada, y el alquiler de media estancia durante la baja temporada. 

En cuanto a los inquilinos demandantes, la mayoría son estudiantes, jóvenes profesionales y turistas que tienen en común  la búsqueda de ciertas características en los inmuebles: contar con un buen espacio para trabajar, con conexión de internet rápida y estable; así como una mayor predilección por espacios más abiertos y amplios. 

Si comparamos el alquiler de media estancia con el alquiler de siempre, la rentabilidad es mucho mayor, y tienes la tranquilidad de no comprometerte por años, si algo cambia en tus planes.

Desde Edify hemos visto como la demanda del alquiler de viviendas completas creció en un 150%, siendo los medios digitales los que llevan a los clientes a esta oferta. Desde nuestra experiencia, Spotahome es la plataforma que trabaja este formato de alquiler de media estancia, y se posiciona como líder europeo, operando en más de 100 ciudades. 

Con el uso de esta plataforma, se fomenta la seguridad, ya que garantizan el cobro de la renta. Unido a eso,  todos los inquilinos que acceden a la vivienda están verificados y aprobados. Por otro lado, una persona de su propio equipo visita la vivienda antes de ponerla en alquiler, para crear todo el contenido que necesita para su promoción, como videos, planos o tours virtuales. Por último, todas las reservas y pagos se gestionan online a través de su propia plataforma. El ajuste del precio dependerá del propietario, pero se encargará de recomendar el precio adecuado acorde a la información del mercado en ese momento y las características del inmueble.

Desde nuestro análisis, el segmento principal lo construye toda la gente que está de paso en una ciudad por motivos laborales o personales y necesita un alquiler,  pero no quiere darse de  alta de suministros. Buscan casas “guays”, pero no están dispuestos a pagar sobrecostes por decoración, lo cual también facilita el desembolso inicial del inversor, dado que se puede maximizar la rentabilidad haciendo uso de los materiales adecuados, algo en lo que somos expertos en Edify.

Otro segmento en el cual es popular este modelo son la familias, parejas o personas que están en proceso de mudanza, y necesitan un lugar donde quedarse hasta tener disponible el lugar definitivo. Y por supuesto, los nómadas digitales de los que hablábamos al principio de este artículo.

Todos ellos tienen en común que buscan lugares donde “llegar y poner el cepillo de dientes”, o lo que es lo mismo, pisos amueblados  con todos los servicios básicos para “hacer vida”, tanto en aspectos materiales como lavadora, sofá y utensilios de cocina, como intangibles como calefacción y wifi.

En este perfil de alquiler, el 81 % de los inquilinos tiene menos de 35 años y los mayores de 45 años solo representan el 9 % de los contratos. Además, el 57 % de las personas que viven en alquiler de media estancia comparte piso con amigos, compañeros de clase o de trabajo.

Con esta información y desde nuestra experiencia podemos afirmar que esta modalidad de negocio es mucho más atractiva que el alquiler a largo plazo entre los inversores a medida que más gente entiende sus beneficios, ya que supera su rentabilidad y permite plazos más breves de alquiler, con lo que el propietario tiene mayor poder sobre su inmueble para actualizar precios y otros cambios. Además como comentamos arriba no está sujeto a las legislaciones vigentes sobre el alquiler tradicional.