La hipoteca es un préstamo que nos ofrece el banco para que podamos pagar la casa donde vamos a vivir o en algunos casos que vamos a alquilar. Es un préstamo muy frecuente pero aún así muchas personas no saben en qué consiste, vamos a despejar algunas dudas.

Según el Banco de España, una hipoteca es un «préstamo cuyo pago está garantizado por el valor de un inmueble» y consiste en recibir una determinada cantidad de dinero (capital) por parte de una entidad bancaria a cambio del compromiso de devolver dicha cantidad más los intereses correspondientes (en base al tipo de interés), a través del pago periódico de cuotas que suelen ser mensuales. 

Analicemos los conceptos claves, para saber cómo funciona una hipoteca:

Capital

Es la cantidad de dinero total que solicitamos al banco para pagar la casa. Como te explicamos en los requisitos para solicitar una hipoteca, actualmente los bancos no financian todo el precio de la vivienda sino que suelen cubrir hasta el 80% del valor de compraventa o de tasación. Por ello solicitan que dispongas del 20% restante, así muestras tu capacidad de ahorro y el banco no asume todo el riesgo de la operación en caso de impago por parte del comprador. Debes tener además un 10-12% como primer pago, para los gastos de compraventa y de escrituración de la hipoteca.

En algunos casos, lo bancos pueden financiar hasta un 90% de la hipoteca (e incluso un 100%) pero para ello debes mostrar un perfil crediticio muy solvente o bien presentar un aval. Es decir, tener un trabajo estable con una buena nómina y/o alguien que te respalde, así los bancos no asumen tanto riesgo. Si compras un piso al banco también puedes conseguir una hipoteca por el valor del 90 o 100%, esto se debe a que las entidades tienen muchos pisos embargados y quieren venderlos.

El interés

Es el beneficio económico que obtiene el banco por concederle al cliente el préstamo solicitado. Existen las hipotecas de tipo fijo, cuyo interés lo fija el banco y no varía en ningún momento. En cambio las de tipo variable son algo más complejas, están compuestas por dos índices: el de referencia y el diferencial aplicado. 

  • El índice de referencia se utiliza para modificar el tipo de interés del préstamo hipotecario, es decir, indica cómo evoluciona el precio del dinero y eso repercute en el importe total que el cliente tendrá que devolver en las cuotas mensuales y por tanto en el total del préstamo. En España el índice de referencia más utilizado es el euríbor, que muestra el precio al que los bancos europeos se prestan dinero entre sí y su revisión suele ser anual.
  • El diferencial es el otro índice que cobra el banco por asumir el riesgo de financiar la compra de un inmueble.

Las hipotecas de tipo mixto combinan ambas, aplicando un tipo fijo durante los primeros años del préstamo y pasando después a un interés variable con referencia en el euríbor. 

Período de amortización

Es el plazo que se tarda en devolver el préstamo y durante el cual se pagan mes a mes las cuotas fijadas que dependen del tiempo que tengamos para devolver el préstamo como del capital que nos han prestado y del interés que debamos pagar. En España el periodo de amortización medio es de 20 a 30 años.

La compra de una casa es un tema trascendental que todos hacemos con mucha ilusión pero es realmente complejo en todos sus pasos. Por ello, en Edify nos hemos especializado en el asesoramiento de todo el proceso, desde la elección de la casa hasta la coordinación y gestión de la hipoteca. Consúltanos cualquier duda para que podamos ayudarte.